Madrid Art Decó en Facebook

lunes, 3 de enero de 2011

Encendedor Ronson






Colección particular, Madrid.

Llama la atención de este encendedor cromado su diseño aerodinámico tan característico de los años 20 y 30 del siglo XX, rendidos a la velocidad, al progreso y a la majestad de la máquina.
De ahí que su silueta recuerde poderosamente a un transatlático o a uno de los elegantes automóviles de la época.

Creada a finales del siglo XIX, la marca Ronson -aún activa- alcanzaría su mayor popularidad décadas más tarde, en los locos años 20.
Fue entonces cuando sus encendedores y complementos para fumador se convirtieron en objetos de deseo para la gente chic, así como en paradigmas de lo que entonces se conocía simplemente como modern style y hoy por art decó.

En aquellos años fumar se puso de moda como hábito social, tendencia a la que no fueron ajenas las mujeres, especialmente las de clase alta, que adquirían de inmediato un aire interesante y un aura de mujer fatal.

La expansión del tabaco fue por tanto uno de los signos culturales de la época, fumándose además en cualquier lugar imaginable: ningún rincón -cines, trenes, hospitales, tiendas, bares- estaba entonces vetado a la nicotina y el humo.
En aquel contexto, tan radicalmente diferente al de ahora y que coincidió con el nacimiento del estilo art decó, los fumadores comenzaron a codiciar los últimos accesorios expresamente creados para ellos.
De líneas innovadoras y decididamente modernas, pronto destacaron en el mercado los firmados por Ronson. Su atractivo diseño, que los convierte en pequeñas obras de arte, se debieron casi todos al genio creativo de Frederick Kaupmann, que trabajaba para la compañía.

Ronson, en una estrategia inteligente, completaba la oferta de encendedores con otros accesorios para fumadores como pitilleras, cajas de cigarros, ceniceros o humidificadores.
La marca fue prolífica también en la creación de otros objetos singulares: bustos, figurillas, efigies para automóviles, sujetalibros, escritorios, lámparas eléctricas y candelabros, incensarios, pisapapeles, atomizadores de perfume, marcos para fotos y trofeos.

Gracias a ellos, la compañía Ronson se erigió en líder indiscutible del movimiento art decó en Estados Unidos, llegando a ser también un referente en todo el mundo.
Hasta el punto de que la historia de este estilo urbano, cosmopolita y refinado no podría entenderse en gran medida sin los encendedores, complementos y objetos que produjo esta compañía en sus años dorados, todos ellos a día de hoy codiciadas piezas de coleccionista.