Madrid Art Decó en Facebook

jueves, 31 de julio de 2008

Quinta El Castillo










En la calle Pirineos 31.
Sin datos concretos sobre su autor, se estima que fue construido en los años veinte-treinta.
Es un antiguo palacete de los que en Cataluña, con toda propiedad, llaman "torres".
Precisamente la torre es el elemento que da personalidad y nombre a esta villa. Destaca igualmente la claridad compositiva, con un logrado contraste entre los luminosos muros blancos y los bordes de ladrillo escalonado que dibujan también figuras geométricas.
Sólo espero que no corra la misma suerte que el chalé que había en el nº 25 de la misma calle. Conocido como El Mirador, se trataba de una construcción de modernismo tardío (1912) con una pintoresca torre de aire exótico que era visible desde kilómetros de distancia.
Pese a figurar como edificio protegido en la Guía de Arquitectura y Urbanismo del COAM de 1983, fue demolido hace poco (tan sólo respetaron el portón de entrada) para construir en su lugar unos chalés pareados de estilo "neotoledano" que ni artística ni arquitectónicamente valen un pimiento.
Confío en que la temible especulación que tanto se ceba con esta ciudad no se fije jamás en esta joya de palacete art decó.

5 comentarios:

Raimundo Fernandez-Cuesta dijo...

Te hará gracia saber que vivo alquilado en uno de los pisos neotoledanos que sustituyen a la Quinta el Mirador y que recientemente hemos tenido la gran suerte de comprar el Castillo o Torreón - como originalmente se llamaba. Llevo obsesionado con esa casa desde que llegué a la calle Pirineos y nuestra intención es conservarlo lo màs fielmente posible. Es una pena que otra de las casas antiguas que quedaban es ahora un parking....

David Pallol dijo...

Es un edificio para obsesionar, sí, y más con ese aspecto de castillo exótico. Seguro que siempre ha cautivado la imaginación de mucha gente del barrio. Y es una de las contadas muestras en Madrid del art decó más genuino. Después de ver la suerte que han corrido otros vecinos suyos, es una alegría y un alivio saber que este palacete extraordinario ha caído en buenas manos y se conservará.

Amparo Salmerón dijo...

Se sabe algo de los antiguos propietarios? Ella tenia una mercería y el marido era profesor en la complutense, vivía con ellos una nieta Katherine, y un hijo. Yo conocí a Katherine, hablo de hace unos 40 años. He vuelto al barrio y me he acordado de esta familia.

Amparo Salmerón dijo...

Se sabe quien era el propietario?

David Pallol dijo...

Hola Amparo, como puedes comprobar en un comentario anterior, la quinta tiene ahora nuevo propietario.
En cuanto a los antiguos, no dispongo de ninguna información. Siento no poder ayudarte, pero te recomiendo que intentes dar con Katherine en alguna red social, Facebook o Linkedin. Seguro que la encuentras y te pone al día de qué fue de su familia :)
Un saludo!